El sueño termina…

Para variar no pude dormir bien la noche previa al partido contra Holanda. Entre ataques de ansiedad, pesadillas y el calor de Fortaleza, las horas pasaban lentas y yo ya quería estar en el estadio. Después de despertar, Beto, Ceci y yo desayunamos nuevamente en la casa de María y Titov en Fortaleza. Si recuerdas, ellos fueron nuestros anfitriones en el partido contra Brasil y nos hospedaron en su casa. Nuestra amiga Ceci se nos unió un dia antes gracias a que unos chilenos le regalaron un par de boletos para este partido de México contra Holanda y decidió unirse a nuestra aventura. Teníamos un boleto de sobra y como ese boleto vino de una obra de buena voluntad, decidimos que terminara en buenas manos así que invitamos nuevamente a Titov al encuentro.

Tomamos un camión a la Arena Castelao y Titov me explicó el origen del nombre del estadio. En Fortaleza existen dos equipos de fútbol: el equipo de Ceará y el equipo de Fortaleza. En 1950 el Fortaleza ganó el campeonato brasileño y esto fue todo un suceso ya que nunca los equipos del norte le ganan a los equipos del sur de Brasil. Los equipos del sur tienen mucho dinero, entre ellos el Flamengo, Corinthians, Fluminense, etc y ese campeonato marcó una época. Dentro de ese equipo del Fortaleza el mejor jugador llevaba por apellido Castela y en su honor nombraron así al estadio mundialista. Para variar yo manejaba una ansiedad terrible camino al estadio, me tranquilizó un poco ver que habían mucho mas mexicanos que holandeses. Otra cosa que me estaba preocupando era el clima, teníamos un sol asqueroso con unos 35 grados centígrados y 70% de húmedad. Tuvimos que romper el ritual de la cerveza antes del estadio para hidratarnos con mucha agua, ya que el clima no sería nuestro amigo en el partido.

Ceci se fue con Titov a sus asientos y mi compañero de partido era Beto. Teníamos buenos asientos por la portería inicial de Ochoa, el único problema era que no estábamos en sombra y así estaríamos todo el partido. Esperamos cerca de una hora en nuestros lugares para empezar a cantar el himno y posteriormente escuchar el silbatazo inicial. La vibra en este partido era diferente, todos sabíamos que era el partido más importante al que habíamos asistido. Le escribí a mis amigos y familiares en México prometiéndoles que dejaría todo en ese partido, había que apoyar más que nunca al tri. El primer tiempo estuvo lleno de nervio y no recuerdo haber visto alguna jugada importante más que un derechazo de Herrera que pasó besando el palo derecho del portero holandés. Al medio tiempo Beto y yo estábamos empapados en sudor por el clima y por primera vez en el mundial decidímos comprar agua en lugar de cerveza.

“Hay que hidratarnos, hoy hay que dejarlo todo”, era lo que Beto y yo nos decíamos en los túneles del estadio. Regresamos a nuestros lugares infernales y el segundo tiempo comenzó. Era muy raro ver que casi nadie había regresado a sus lugares en la sección donde estábamos, la mayoría de la gente decidió quedarse en los pasillos con sombra. Pasaron algunos minutos y en una jugada rápida, Gio Dos Santos se escabulle entre dos defensas y pega un zurdazo que se mete a la portería de Holanda. Beto y yo gritamos el gol y sacamos toda la presión que traíamos, después del grito me senté en mi butaca, me puse las manos en los ojos y tiré lágrimas como niño desconsolado. Los brasileños de junto me daban palmadas en la espalda y se sentían mexicanos con el festejo. Después de recuperar la compostura, decidí quitarme la playera y ponérmela en la cabeza, empezaba a pesarme demasiado el clima. Con los gritos y emociones comencé a sentirme mareado y débil, seguí tomando agua esperando sentirme mejor. No lo podíamos creer, estábamos cerca del siguiente partido y yo no paraba de mirar al cielo y pedir que pudiéramos completar la hazaña.

En la recta final del juego, se cobró un tiro de esquina y en un rebote, Holanda nos empató. Era lo único que me faltaba para sentirme peor, con la mirada al suelo no podía creer lo que estaba pasando. Creo que ese gol me destruyó, mis manos empezaron a dormirse y en ese momento me di cuenta que estaba sufriendo de un golpe de calor. Juré que iba a desmayarme, pero había que quedarnos hasta el último. Unos minutos después se marcó el penalty en contra de nosotros y el gol por pena máxima estaba destruyendo nuestra ilusión y nuestro sueño. Le dije a Beto que tenía que ir por un refresco, ya que estaba a nada de desmayarme, sigo sin saber como encontré fuerzas para subir las gradas. Llegando a un puesto de refrescos, pedí una coca, me tire al suelo y me la tomé de un solo trago. Acostado en el piso solo estaba esperando un grito milagroso cantando un gol mexicano, escuché el silbatazo final y tiré mi última lágrima en Brasil.

No había tiempo para llorar más la derrota, teníamos que apurarnos ya que teníamos que desplazarnos en auto aproximadamente 600 kilómetros para agarrar el vuelo de regreso. Titov y su amigo Jimmy, decidieron ofrecerse como voluntarios para llevarnos en su auto y recorrer esos 600 kilómetros al aeropuerto de Natal. El viaje fue largo y pesado, la carretera estaba en pésimas condiciones y honestamente no pude dormir nada en el camino, pasaban tantas cosas por mi cabeza. Titov y Jimmy se lucieron con la manejada y cual Ayrton Senna se convirtieron en nuestros nuevos héroes ya que después de unas 7 horas llegamos al aeropuerto de Natal. Nos despedimos de ellos con un abrazo y les dijimos que si no fuera por ellos, nunca hubiéramos podido llegar a Natal. Beto y yo nos despedimos de Ceci, le dimos las gracias por todas sus atenciones y ayuda, fue en ese momento cuando nuestro viaje estaba llegando a su fin. Con escalas en Sao Paulo y Miami, logramos regresar a México y Beto y yo nos despedimos en el sitio de taxis de la terminal 1 del aeropuerto. Nos dimos un abrazo y de esa manera estaríamos cerrando un capítulo que nunca olvidaríamos.

Muchas gracias a todos por seguir el blog, la experiencia de vivir un mundial es increíble y la recomiendo a todo mundo. Alguien especial me dijo que los viajes son para aprender y definitivamente aprendí en este viaje que si actúas de buena forma, eventualmente todo se te recompensará. Quiero agradecer a mis amigos de aventura Beto y Toño por los esfuerzos a los largo de el último año y las increíbles aventuras que vivimos. A nuestras familias por apoyarnos en todo momento. También a Ceci, Miguel Angel Brito y Cynthia por hospedarnos en sus casas y tratarnos como verdaderos reyes. También agradecimientos a las niñas 1, 2 y 3 por aceptarnos en su casa en Fortaleza y a Maria y Titov por demostrarnos lo amables que pueden ser las personas brasileñas. Quisiera terminar esta última publicación con las siguientes 39 recomendaciones para aquél que vaya a viajar a una copa del mundo en el futuro.

39 RECOMENDACIONES SI PIENSAS IR A UN MUNDIAL

1. Compra con tiempo tus vuelos, yo sugiero justo cuando se realice el sorteo de grupos de FIFA.
2. Viaja ligero, en ocasiones el viajar con una sola maleta te ahorrará tiempo en aeropuertos.
3. Nunca confíes en un hostal, de preferencia reserva en hoteles serios.
4. Prepara tu paciencia, habrá multitudes y deberás hacer fila para todo.
5. Compra un cojín de cuello para dormir en los vuelos, tu espalda te lo agradecerá.
6. Si no conseguiste boletos a través de la FIFA, no te angusties ya que hay maneras fáciles y baratas de conseguir boletos en páginas de internet como viagogo.com o en los estadios.
7. Nunca de los nuncas confíes en un mexicano revendiendo boletos.
8. Al mundial no vas a turistear, vas a ver fútbol.
9. Trata de asistir a partidos de otras selecciones, la pasión por el fútbol se vive muy distinta en otros países.
10. Lleva playeras extra para intercambiar con personas de otros países.
11. Lleva un buen botiquín médico, el cuerpo reacciona muy mal después de beber diario durante dos semanas.
12. El alka seltzer boost será tu mejor amigo.
13. Al mundial vas a ver fútbol, no a comprar souvenirs.
14. Grita como nunca un gol en el estadio.
15. Se vale llorar al cantar el himno nacional.
16. Saluda a todo compatriota que veas en la calle, nunca sabrás si el extraño de enfrente puede ayudarte de alguna manera.
17. Si tienes boletos extra, evita excederte con los precios de reventa, muchas personas ahorran por años para ir a un mundial y se vale ayudarlos.
18. Siempre sigue a las multitudes, aunque no sepas a donde vayas, llegarás a un lugar seguro.
19. Visita el fan fest.
20. Evita viajar ebrio en avión.
21. Trata de documentar al menos un par de botellas de buen alcohol en tus maletas.
22. Ve a un buen bar a ver partidos, te sorprenderá lo agradable que es ver fútbol con gente de otros países.
23. Activa un plan telefónico de datos para el extranjero, es vital en caso de perderte.
24. Ayuda al compatriota necesitado, tu puedes estar en la misma situación.
25. Si tu equipo gana, sé un buen ganador.
26. Si tu equipo pierde, sé un buen perdedor.
27. Evita riñas fuera del estadio, tu viaje puede arruinarse.
28. Nunca llegues ebrio a un partido, siempre querrás acordarte de todo momento de la experiencia.
29. Se vale embriagarse hasta que termine el juego.
30. Procura ir al mundial estando soltero.
31. Ponle tu nombre a la playera que lleves al estadio.
32. Lleva cámara o celular al estadio, hay imágenes que valen la pena guardar.
33. Durante el juego, solo vale ir al baño en medio tiempo, es mejor perderse los primeros minutos del segundo tiempo que los últimos del primer tiempo.
34. Si tu equipo pasa de la fase de grupos, quédate al cuarto partido.
35. Procura tomar mínimo un vasito de agua al día.
36. El agua de coco es el mejor aliado para la cruda.
37. Prepárate para subir al menos unos 5 kilogramos.
38. Revisa constantemente las reservaciones de tus vuelos, hay probabilidad de que los cambien sin que seas notificado.
39. Por último… déjalo todo en el viaje, nunca te arrepentirás de una experiencia como esta.

Anuncios
Estándar