El día que 30 mil mexicanos le callamos la boca a Modric.

Después de una angustia terrible y no dormir absolutamente nada bien, el día que determinaría la historia de México en Brasil llegó: 23 de junio, México en contra de Croacia. Llegamos el mismo día a Recife, cerca de las 11 AM, el juego empezaría a las 5 pm así que relativamente teníamos mucho tiempo de sobra. Nos instalamos en nuestro hotel y pudimos ver a varios croatas hospedados, recuerdo que uno le dijo a Toño: “yo no soy Kovac, así que te deseo suerte en el partido”. Podía oler el miedo que tenían, ya que el hotel estaba lleno de mexicanos y no paraban de desfilar playeras del tri en las calles. Después de un almuerzo mediocre nos aventuramos en el metro de la ciudad de Recife, ya que al parecer era la manera más sencilla de llegar al estadio. Aunque llevabamos cerca de 4 horas de anticipación, yo mantenía una angustia mezclada con nerviosismo brutal, hoy era el día en que ibamos a dejar todo en la cancha.

Al llegar a la estación del metro, me encontraba confundido, no sabía si estaba en la estación 4 caminos en un dia laboral a las 6 pm. La estación Recife estaba inundada de mexicanos y los canticos en contra de los croatas no paraban, compramos nuestro boleto y entramos a un tunel en donde esperamos cerca de 10 minutos en lo que nuestro tren llegaba. Se abrieron las puertas del vagón y sin pensarlo nos aventamos para no perder ni un minuto más, los locales estaban impresionados con la cantidad de compatriotas que eramos. Tardamos cerca de 25 minutos en llegar a la estación donde unos camiones nos esperaban, para ese momento yo ya estaba sudando, la temperatura estaba cerca de los 30 grados centígrados y una humedad del 85% aproximadamente. Subimos a los camiones que nos dejaron en medio de una especie de jungla, caminamos cerca de 10 minutos y escondida, entre algunos cerros se encontraba la Arena Pernambuco.

Con cerca de 2 horas de anticipación ya estabamos en nuestros asientos y las nubes amenazaban con un diluvio como el que vivimos en Natal. Con tiempo fui a buscar a mi buen amigo Iván Cruz en otro sector del estadio, al momento de encontrarlo chocamos vasos desechables y nos dimos un abrazo. También vi a su hermano Christian, ambos son grandes aficionados del fútbol y sabía perfectamente la alegría que ellos estaban viviendo. Después de compartir una que otra historia del viaje, nos abrazamos nuevamente y regresamos a nuestros lugares para empezar con la ya tradicional ceremonia de inicio de partido. Con las mismas sensaciones de los partidos anteriores, ya estabamos listos para ver probablemente el mejor partido en vivo de nuestras vidas. Con un primer tiempo tenso, no veíamos un dominio claro de nuestro equipo, todo lo contrario. Los croatas tenían la pelota pero nosotros teníamos la ventaja de que con un empate pasábamos a la siguiente ronda. Sin mucho que destacar terminó el primer tiempo y fuimos a recargar municiones etílicas.

El segundo tiempo inició y mis nervios se dispararon al 300%. Eventualmente se cobraría un tiro de esquina y brincando como en sus mejores tiempos en el Barcelona, Rafael Márquez se levantó y cabeceo a gol. No me cansaré de recordar ese gol, nos abrazamos junto con los mexicanos de alrededor. Los gritos de alegría de todos los compatriotas nunca se silenciaron, cerca de 10 minutos después gracias a una gran jugada de “Chicharito”, caería el segundo tanto con un remate sólido con la zurda de Andrés Guardado. Me dolió la cabeza por el festejo, lo dejé todo con el grito, sabía que con este marcador estábamos en la siguiente ronda.

No te he platicado, pero había algunos brasileños que fueron a ver el partido y me molestó su actitud. Algunos llevaron televisión portátil para ver el partido de Brasil en contra de Camerún que se estaba jugando a la misma hora, no tengo nada en contra de ellos pero no encuentro justo que algún mexicano se perdió la oportunidad de entrar al juego para que estos amigos entraran al estadio a ver un partido por televisión portátil. Lo que derramó la gota de mi paciencia fue que intentaron armar una porra brasileña en las gradas, en ese momento aventé mi cerveza a este par de insolentes y les grité que se fueran a ver su partido a un bar. Entendieron que no era ni el momento ni el lugar para festejar sus goles, así que no volvieron a festejar ningún gol brasileño. Después de mi ataque de ira, con un nuevo tiro de esquina, “Chicharito” Hernández nos daría el 3-0. No había más que pedir, todos sabíamos que el partido estaba resuelto y Holanda sería el siguiente rival. Nos anotaron un gol con una jugada exquisita, nadie lo celebró, el silbatazo final se escuchó y entre abrazos y gritos salimos a los túneles.

Ya en los túneles los festejos desmedidos y porras acabaron con mi voz. No quería pensar en nada más que gritar una y otra vez que los croatas no pudieron con nosotros. Las celebraciones en estos túneles duraron cerca de una hora y habiendo concluido el último partido de México en la fase de grupos, el croata Luka Modric sintió lo que 30 mil mexicanos le contestamos después de escuchar sus declaraciones que ellos eran mejores. Sin más por festejar en el estadio, regresamos al metro y continuamos la fiesta en un bar hasta las 3 AM aproximadamente con Iván Cruz. El sueño mundialista estaba llegando a su fin y me sentía completo por todo lo que viví.

Al día siguiente amanecimos con una resaca de las que te sientes orgulloso por tener. Fue en eso momento cuando Beto me dijó:

“¿Y si nos quedamos al cuarto partido?”

Como siempre muchas gracias por seguir el blog, no sé si el sueño mundialista continúe, no te pierdas la siguiente publicación con la reseña de nuestro partido en Sao Paulo, así como la decisión tomada por el cuarto partido en contra de Holanda.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s