Caos en los aeropuertos y gritos en Sao Paulo

Cada 4 años se vive una fiesta que solo el fútbol puede organizar, hoy 12 de Junio de 2014, inició una nueva edición de la copa del mundo. Sigo sin creer la experiencia mientras sigo escribiendo estas líneas en tierras brasileñas. En las próximas líneas te platicaré de las experiencias en los vuelos, la “organización” en los aeropuertos y lo que significa un partido inaugural en Sao Paulo.

Los vuelos, los mexicanos y 11 horas de vuelo

Afortunadamente nada salió mal en nuestros vuelos hasta hoy, espero la suerte siga así en la ruta. Primero que nada aprovecho el espacio para agradecer a la mamá y hermana de mi amigo Beto por llevarnos al aeropuerto. Llegando ahí claramente se vivía el ambiente de despedida de los mexicanos, podías ver muchas familias despidiendo a los compatriotas que se estarían uniendo a la euforia del mundial. En lo personal me gusta viajar cómodo, así que no soy partícipe de aquéllos que viajan con sombreros charros ni aquellos insolentes que traen una estatua del ángel de la independencia. Al final del día somos “colegas” en este viaje y estamos juntos en la aventura.

No me considero un viajero frecuente, pero en algún momento de mi vida usaba un avión cada 2 semanas y nunca me encontré a alguien conocido. En el transcurso a Brasil (Mex-Miami-Sao Paulo) me encontré a un par de conocidos de la juventud (ojo: tengo 27 años) y me dio mucho gusto platicar la planeación y las expectativas de nuestro viaje. Algo que me emocionó mucho era el hecho de que en el avión se vivía una fiesta mundialista y un 70% estaba abordado por mexicanos y lo único que se escuchaba eran los planes de vuelo y juegos de cada uno de los tripulantes. A Beto y a mí nos tocó junto a un chavo de 19 años que iba a Belo Horizonte, platicamos unos minutos y cuando recogimos equipaje nos dimos un abrazo diciéndonos:

“suerte y que todo salga bien en tu viaje”.

Estas palabras eran cada vez más comunes cada que alguien recogía sus maletas en Sao Paulo. Me dio gusto saber que aunque en México estamos socialmente divididos, una fiesta de esta magnitud puede borrar todas estas barreras y unirte abrazando a un completo extraño. Justo en este momento me dí cuenta que la copa del mundo estaba iniciando y aquí lo único que importa es una pasión.

Afortunadamente el paso por migración fue rápido y nadie perdió sus maletas. El siguiente paso de nuestra misión era recoger unos boletos en el “Ticket Venue Center” del aeropuerto de Guarhulos en Sao Paulo y llegar con nuestra primer anfitriona. Todo parecía sencillo pero al momento de llegar a la estación de recolección nos encontramos con una fila de aproximadamente 400 personas. Como buen mexicano nos encontramos con un ex colega de la universidad: Rodrigo “Pony” Ruiz, quién nos ayudó a meternos en la fila, puedo decir que si no fuera por Rodrigo, nuestro viaje hubiera tenido un tropiezo.

No me gusta exponer las deficiencias, pero la organización en los aeropuertos ha sido mala. Te platico esto por que me resulta difícil creer que solo hayan colocado a 3 personas para entregar boletos a 400 personas y la única respuesta de los voluntarios era “busquen otro lugar de recolección”. Había personas de otros países en las filas que decían que en mundiales pasados no tardabas más de 5 minutos en recoger tus boletos, en general toda la gente estaba extremadamente inconforme. Finalmente tardamos cerca de 3 horas en recoger los boletos y tomamos un taxi rumbo al depa de Ceci Hefferan.

Ceci es la prometida de mi buen amigo Pablo Macías y es una joya de persona. Desde hace varios meses ofreció su departamento para recibirnos siempre y cuando mantuviéramos las mejores de las actitudes en esta fiesta. Nos dio un recorrido rápido por lo alrededores de su departamento y descubrimos que las calles de Sao paulo parecían a las de una ciudad fantasma ya que no había ningún solo auto a escasas 3 horas del juego inaugural. Nos platicaba Ceci que había una división muy grande entre las personas a favor y en contra del mundial, en realidad no se vivía “la fiesta” que todo mundo pensaba y veía difícil que Brasil lograra ser campeón en su propio hogar.

Fuimos a ver el partido inaugural a un lugar llamado “La Fiesta” y sigo sin creer todo lo que vi ahí. En México estamos acostumbrados a que el fútbol esté rodeado de hombres, botana y alcohol; en este lugar la relación de mujeres-hombres era de 3 a 1. Aquél lugar era una pasarela y ninguno de los tres creíamos el paradisiaco bar en donde veríamos el tan esperado arranque del mundial. Un amigo de Ceci nos recibió en su mesa, me parece que éramos 5 hombres y cerca de 15 mujeres, en general todos fueron muy amables pero tuvimos cuidado de no llevar nuestras playeras de México ya que era un día 100% de fiesta para ellos. El concepto era barra libre de cerveza durante el partido, creo que perdimos la cuenta por ahí del minuto 35 del segundo tiempo.

El partido inaugural.

Todo aquél que disfruta este juego espera este día con ansias, el mundial estaba por empezar. Salieron los equipos a la cancha y los brasileños salían haciendo “fila” agarrando el hombro de su compañero de adelante. Los croatas salieron sin reflejar el más mínimo signo de nerviosismo. El primer himno en sonar fue el de Croacia, en cuanto empezó a entonarse el himno brasileño en el estadio Itaquerao, el sonido local fue cortado y dicho himno fue entonado a capella. Los jugadores brasileños reflejaban en sus ojos el compromiso que tenían con todo su pueblo, no había espacio para los errores en este partido.

La pelota rodó y se escucharon aplausos en todo el lugar. No pasaron muchos minutos antes de que Croacia desbordara por la izquierda para centrar y que pasara lo que nadie quería ver: un autogol de de Brasil. Marcelo fue el autor del autogol y su cara parecía como la de un preparatoriano al que le dicen que ya no hay venta de cerveza. Todos en el bar se quedaron callados, los croatas estaban faltándoles al respeto en su propia casa y por la forma de jugar de este país, no se veían muchas oportunidades para que Brasil empatara. Por ahí de la 4ta cerveza, Neymar recibe en tres cuartos de cancha, y empalma un zurdazo medio descompuesto que va a estrellarse con el palo izquierdo del portero y posteriormente al fondo de la red: Brasil 1- Croacia 1. Eventualmente el arbitro marcaría un penal y Neymar metería el 2-1, me parece que el arbitro se inventó esa falta ya que yo no vi nada (tal vez por las 6 cervezas que ya me había dado). En el segundo tiempo cayó el 3er gol y los locales festejaron con mucha euforia, no habría sorpresas y Brasil se llevaría el triunfo del primer encuentro.

Con mucho dolor no hubo tiempo para celebrar con los locales, nuestro vuelo saldría a media noche y teníamos que irnos de este paradisiaco lugar. Tomamos un taxi de vuelta al aeropuerto para viajar al encuentro de México y continuar el sueño.

Natal, el tri y la fiesta.

Llegamos a natal con una resaca brutal después de dormir 3 horas en el vuelo. El problema siguió siendo el encontrar taxi en un aeropuerto que era “nuevo” pero con muchas deficiencias. Los mexicanos poco a poco se fueron abarrotando poco a poco en las filas y los taxistas estaban asustados con la cantidad de personas pidiendo un taxi. Nuevamente confirmé que este país nunca estuvo listo para recibir a tantas personas, afortunadamente me aventé al parabrisas de un taxi que decidió llevarnos al hotel.

Llegamos aproximadamente a las 4 AM del día del juego de México y el compromiso era vernos en el lobby a las 9:30 AM. Al despertar lo único que escuchaba era la lluvia que amenazaba con un día difícil. Pedimos un taxi y después de hora y media no había respuesta en el lobby, honestamente empezaba a preocuparme ya que no se veía como podríamos lograr llegar a la Arena Das Dunas. De pronto, veo que un par de mexicanos se suben a un auto, me aviento corriendo al lado del copiloto para pedirles que nos dejen subir. Subimos a su auto y en ese momento me sentí mucho más tranquilo, sabía que llegaríamos al estadio sin problemas.

Bajamos del auto y en menos de dos minutos estaba completamente empapado. Caminamos cerca de 5 cuadras y por fin pude ver mi primer estadio mundialista: la arena das dunas. Había muchos mexicanos cubriéndose de la lluvia de unos puentes inconclusos, obviamente era difícil ver a alguien sin una cerveza en mano. Me di cuenta que había muchas obras inconclusas alrededor del estadio, todo esto confirmaba una mala planeación por parte del anfitrión. Nos encontramos con otro amigo más afuera del estadio y sin problema alguno ingresamos al estadio. Algo que sigo sin creer es que las bandejas donde colocabas tus pertenencias durante la revisión de objetos metálicos era una simple caja de cartón. Nuestra entrada era puerta sur, bloque 118, fila UU, asientos 5,6 y 7. Lo recuerdo sin ningún problema y te puedo decir que estábamos en un excelente lugar. Nuestra ubicación era detrás de la portería donde inició el portero de Camerún y por fin estaba cumpliendo mi sueño mundialista.

Después de una hora de cervezas y esperas, sonó el himno del FIFA Fair Play. Las selecciones salieron a la cancha y todos los que estábamos ahí aplaudimos y gritamos sin que nos importara el diluvio que nos estaba cayendo. El himno de México sonó primero y la piel se enchinó, los ojos se humedecieron y canté lo más fuerte que pude, creo que nunca voy a olvidar ese himno. Terminó el canto y el estadio aplaudió y gritó enloquecido. El partido empezaría y apoyaríamos a México como enfermos.

El “tri” se mostró bastante bien, claramente fue mejor que el rival y nos dio una alegría. Nos quitaron dos goles por fuera de lugar y nadie sabía si habían sido legítimos. Es la primer copa del mundo en donde se pasan repeticiones en los estadios, y en ninguno de los goles anulados de México se vio alguna repetición. Cayó el medio tiempo y perdí la cuenta de las cervezas que tomé. Honestamente se sentía un ambiente de nervios mezclado con optimismo mexicano.

El segundo tiempo inició y el equipo tocaba bien la pelota. Herrera toca la pelota filtrada a Gio, quien dispara a las manos húmedas del portero. Oribe aprovecha la pelota suelta y con un zurdazo mete la pelota al fondo de las redes cameruneses. México 1 – Camerún 0. Abracé a toño, beto y Daniel como si en ese momento nos hubiéramos convertido en algo más que hermanos, grité tanto que aún sigo ronco. El partido siguió manteniendo dominio de México, aunque los últimos 10 minutos nos llovieron muchas llegadas del rival. Me tocó ver el último remate de cabeza del rival que fue bien atajado por Ochoa. Minuto 94 y el silbatazo final nos daba la primer gran alegría del viaje, teníamos 3 puntos y teníamos que celebrar.

Los pasillos del estadio eran una locura, todos cantábamos y gritábamos la victoria. Pasamos cerca de 1 hora disfrutando el triunfo dentro del estadio, eventualmente salimos y buscamos donde continuar la fiesta. Dimos en una pizzería donde lo único que vendían era alcohol. Pudimos ver el partido de España en contra de Holanda y al terminar estábamos tan mojados y ebrios que decidimos irnos al hotel para bañarnos y descansar.

Así fue como termina el primer partido de México y la aventura hasta el momento. Me voy a la cama con una sonrisa y con las ganas de seguir viviendo el sueño al máximo.

Una disculpa por no publicar fotos, nuestros celulares sufrieron daños por la lluvia pero en la próxima publicación las subiré. Sigue la siguiente narración en donde te cuento nuestra llegada a Río de Janeiro y las experiencias de loS demás partidos.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Caos en los aeropuertos y gritos en Sao Paulo

  1. Rodrigo cuesta dice:

    Mocti gran post, se me enchino la piel de nuevo con el gol de mexico leido aqui

    Sigue viviendo el sueño, estamos ahi con ustedes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s